Tostada british


Los españoles tenemos la costumbre de hacer un desayuno austero, muy alejado de esos platos repletos de proteínas que consumen nuestros vecinos británicos o centroeuropeos.   Para nosotros, desayunar es tomarse un café con leche acompañado de un trozo de pan tostado con mantequilla.   La tostada, también se suele sustituir por unas galletas o por unos churros (especialmente los días de fiesta). 

Dicho lo dicho, cuando llegan las vacaciones, y nos alojamos en un hotel que incluye el desayuno, el español medio suele modificar drásticamente su dieta.    Solemos aparecer tarde por los buffet hoteleros, pero con espíritu de recuperar el tiempo perdido.  O dicho de otra manera.   Rentabilizar lo pagado para que no necesitemos alimentarnos el resto del día.  Conclusión:  En esos momentos cambiamos el café con leche bebido, tan habitual en nuestros días de trabajo, por zumos, frutas, embutidos, salchichas, huevos, bollería y demás elementos básicos de un buffet.

Pues bien, hoy os presentamos una tapa cuyo origen hay que buscarlo en esos desayunos patagruélicos que tanto nos gustan.   La base de nuestra tapa es media tostada de plan de molde untada con abundante mayonesa.   Encima colocamos una loncha de jamón york y (reminiscencias del desayuno "british"), un trozo de tortilla francesa.    Coronamos el bocado con unos trozos de pescado en lata.  Es decir, atún, melva, sardinas o arenques, como hemos hecho en este caso.   Le añadimos un toque de color, con un trozo de pimiento morrón y le añadimos un poco de salsa fresca nórdica (de bote).
Posdata:  Aunque su origen se sitúa en los desayunos, como te hemos comentado, no es necesario que lo sirvas a primera hora de la mañana.  Mucho mejor acompañando un vino o una cerveza bien fría.

Comentarios