Rojo y gualda



Estamos a las puertas de despedir 2012, el año en el que nos hemos estrenado.  Para celebrarlo hemos preparado una de esas tapas que nos caracterizan.   Se trata de todo un clásico que en la segunda edición de la feria de Ortigosa hizo las delicias de los comensales.  La titulamos "rojo y gualda" y como podeis comprobar en la foto, no hace falta explicar más.

Para elaborarla, tenéis que tostar una rebanada de pan.  Colocar una loncha de tomate fresco.   La yema de un huevo duro.  Y corona la tapa un buen trozo de solomillo de cerdo a la placha.  Para rematar el conjunto, espolvorea la sal Maldón.

Comentarios